[VWD2014] Etapa 3: Carcassonne – Nimes

El tiempo ha cambiado radicalmente, paso de la lluvia torrencial a calor extremo. Mi cara es un poema que el sol, aire, polvo y humos escriben sobre mi piel.

Definitivamente, las ruedas tras este rodaje, se han “adaptado” a la nueva configuración. En consecuencia, ya no mete aquellos meneos y las curvas las puedo tomar como mandan los cánones (siempre y cuando esté seca o no haya elementos extraños, claro), disfrutando de la conducción donde un hecho es tónica general por toda esta zona, el cruzarte o circular paralelamente en numerosas ocasiones con el Canal du Midi. Vía navegable que se unía al Canal de Garonne en Toulose para comunicar el Atlántico francés con el Mediterrano, allá por 1681.

La etapa de hoy comienza donde amanecí, bajo la sombra de La Cité de Carcassonne. Tras recoger el campamento, reviso los niveles de líquido refrigerante y de aceite de la Vespa para, a continuación, acercarme a una gasolinera a comprobar la presión de los neumáticos y llenar el depósito. Este es un protocolo muy importante en cualquier vehículo pero entiendo que más en una Vespa, por lo que lo vengo a repetir cada dos o tres etapas, o cada 500 kilómetros, más o menos.

Según mi hoja de ruta debería haber visto la ciudad ayer y acumulo ya algo de retraso, con lo que a partir de ahora iré improvisando la ruta dentro del plan trazado, descartando para otra ocasión ciertos lugares que tenía previsto visitar.

Carcassone, La Cité 001

Porte Narbonnaise (La Cité – Carcassonne).

La Cité, el castillo y ciudadela de Carcassonne.

Como turista es recomendable levantarse pronto y madrugar en las visitas, evitando muchedumbres; como fotógrafo lo mismo pero añadiendo que las primeras luces de la mañana (al igual que las del atardecer) se alían con nosotros y nuestras cámaras para obtener unos mejores resultados. Así pues, localizo el acceso (por cierto con un gran espacio reservado a las 2 ruedas y vigilado), me hago con un café y algo para desayunar en una pequeña y coqueta cafetería (os aseguro que me lo quería llevar todo) y lo disfruto entre las piedras que dan forma a esta ciudadela.

Carcassone, La Cité 002

oreillettes, una de las especialidades locales (La Cité, Carcassone).

A pesar de su aspecto medieval actual, desde época prerromana han existido fortificaciones donde hoy se levanta la ciudadela. Sobre el 100 a.C. los romanos la convirtieron en el centro administrativo de la colonia Iulia Carcaso, fortificando la cima de la colina.

Carcassone, La Cité 003

Detalle entre murallas (La Cité, Carcassone).

La primera muralla (interior y más alta) fue construida sobre el promontorio galorromano. Quedan 17 de sus 30 torres originales. Más tarde, sobre el siglo XIII, los reyes franceses ordenarían construir la segunda muralla, exterior y más baja.

Carcassone, La Cité 005

Fortaleza (La Cité, Carcassone).

Occitania se batió más tarde entre franceses y aragoneses. Durante la cruzada contra los cátaros pasaría definitivamente a manos francesas y a los ciudadanos que aun apoyaban a sus viejos señores se les permitió, tras la renuncia de estos, a asentarse en la que hoy se la conoce por Ciudad Baja, al otro lado del río. Siendo la Ciudad Alta el Carcassonne original.

Carcassone, La Cité 004

Callejuelas intramuros (La Cité, Carcassone).

Con la Paz de los Pirineos entre Francia y España, la nueva tecnología aplicada a la guerra, la hegemonía de la Ciudad Baja (que prospera con el negocio textil y del vino)… la ciudad fortificada pierde interés y se va produciendo un progresivo abandono.

Salimos de Carcassonne con rumbo a la Abadía de Lagrasse. Acercarse a esta aldea que toma el nombre de su abadía, es disfrute motociclista. Suaves colinas que esconden en su seno grandes campos de viñedos.

Lagrasse 001

CAMPOS DE VIÑEDOS.

El tramo final de acceso a la abadía, transcurre por una sinuosa carretera entre bosque y rocas, al fondo de una garganta que debe su forma a la labor milenaria del río Orbieu, que lo recorre.

Lagrasse 002

Abadía (Lagrasse).

Declarada en más de 10 ocasiones como “plus beaux villages de France”, algo así como la población más bella de Francia; Lagrasse fué fundada en 778 por unos monjes bajo el visto bueno de Carlomagno. Aldea y abadía se unen por el Pont Vieux (de 1303 -en la foto-). Es imprescindible recorrer su conjunto medieval de murallas, mercado cubierto, callejones estrechos, puente… Es tal y como te lo imaginarías cuando lees una novela histórica medieval.

Lagrasse 003

Pont Vieux (Lagrasse)

Tras abandonar el pueblo, la pifia del día… y es lo que tiene no disponer de GPS ni de datos en esa zona para cargar un mapa decente sobre la marcha. Y es que el plano que llevo es el general de Francia… el nivel de detalle olvida carreteras y poblaciones. Y claro, uno tira de frente y cuenta que es como lo que ve en su mapa… y mientras tanto disfruta de una divertidísima carretera. Hasta que te das cuenta de que algo va mal y corregirlo te cuesta casi 50 km por carreteras que apenas te deja ir a fondo y todo se hace eterno. Pero al final, preguntando se sale del entuerto y das a parar a carreteras que te acercan al rumbo donde hace horas deberías haber circulado.

Carretera por Béziers

Que gozada de carreteras.

Pues una vez que engancho la ruta correcta me doy cuenta de que los cálculos que devolvió el Google Maps para planificar la etapa son erroneos, no tiene en cuenta las desviaciones e inconvenientes por obras, y un trafico densísimo que, unido a que pasas continuamente por poblaciones, se hace eterno y desesperante.

Así llego a Nimes cerca de las 7 de la tarde sin tiempo para nada más que encontrar donde dormir. Después de varios días en camping y acumulando un buen número de kilómetros, aprovecho que en la zona no hay un camping cerca para descansar en la cama de un hotel; por supuesto sencillo, barato, con un lugar seguro para la moto y que hasta me incluye desayuno (un detalle de la casa al negociar el precio).

Pero antes de prestarme a caer en los brazos de Morfeo, salgo a dar una vuelta por las cercanías, ver iluminado en la noche su anfiteatro; descubrir que están en plena “feria” o festival taurino (que por cierto viven intensamente por toda esta zona sur francesa); tomarme una cerveza bien fría en un pub bastante animado y un inmenso bocata callejero a base de salchichas y patatas fritas que desbordaban el pan, elaborado por un francés y un murciano muy enrollado al que la vida le llevó a esta ciudad junto con su mujer italiana que conoció en La Toscana.

Mañana, madrugar para recorrer la ciudad y acercarnos un poquito más a Italia.

CONTINÚA EL VIAJE CON LA SIGUIENTE LECTURA:

(previo) Etapa 2: Biarritz – Carcassone.

(siguiente) Etapa 4: Nimes – Aix en Provence.

2 pensamientos en “[VWD2014] Etapa 3: Carcassonne – Nimes

  1. Pingback: [VWD2014] Etapa 2: Biarritz – Carcassone | Crónicas Vespísticas

  2. Pingback: [VWD2014] Etapa 4: Nimes – Aix en Provence | Crónicas Vespísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s