[VWD2014] Etapa 4: Nimes – Aix en Provence

Como viene siendo la tónica general, la mañana comenzó temprano en Nimes. Tras dar rienda suelta a un escueto pero suficiente buffet para cargar baterías, salgo a la calle dispuesto a empaparme de historia. Pues esta ciudad es un lujo de yacimientos y edificaciones de su pasado romano, en el que destaca su anfiteatro donde aún se celebran eventos. Nimes (Nemausus en romano) fue asentamiento galo hasta su ocupación romana allá por el 117 a.C. y fue el destino final de un buen número de veteranos de Cesar que, al cumplir su compromiso con la Legión y licenciarse, se asentaron aquí con tierras en propiedad. Esta era la estrategia colonizadora y de romanización que a Roma le dio tan buenos resultados. Además, alcanzaba el rango de Coloniae latinea –colonia de derecho latino-, lo que confería cierta libertad y autonomía. Unido a que era lugar de paso entre Hispania e Italia, la hizo florecer hasta alcanzar los 25 mil habitantes que disfrutaban de las comodidades que ofrecían el buen número de edificios públicos que se erigieron, como:

Las Arenas de Nimes, anfiteatro construido a finales del s. I d.C. Tras sucederse múltiples usos como barrio o palacio-fortaleza de los Vizcondes de Nimes, y numerosas reformas, ha llegado en buenas condiciones a nuestros días, continuando su servicio a la ciudad.

Arenas de Nimes

Anfiteatro. Arenas de Nimes.

La Maison Carrée -la casa cuadrada-, contruido por Agripa en el 16 a.C, es el único templo antiguo conservado íntegramente, situado donde se encontraba el Foro.

La Maison Carrée (Nimes, Francia)

 – La Maison Carrée (nimes).

La Torre Magna (sita en los jardines públicos más antiguos de Europa), construida en el s. 15 a.C, era la torre más alta e imponente de todas las que constituian la muralla romana y además también tenía función de faro “en tierra”.

Castellum, importante vestigio romano del que solo se conserva en buenas condiciones otro más, en Pompeya, y era el medio por el que canalizaban el agua que llegaba por el acueducto (del que forma parte el Pont du Gard) a las distintas fuentes públicas mediante tubos de plomo. Algo único de la ingeniería romana que llega hasta nuestros días.

Castellum (Nimes, Francia)

Castellum (Nimes).

Otra cosa que me dejo gratamente sorprendido y por lo cual me quito el sombrero. En los colegios había pegados en la fachada fotos y textos recordando a los heroes en general que dieron la vida por la libertad de los franceses frente al nazismo y a los vecinos/as judíos exterminados en particular. Un ejercicio educativo donde los alumnos tienen bien presente que disfrutan de libertad y democracia gracias a que aquellas personas se enfrentaron a la barbarie y los horrores de la oscuridad fascista.

Salgo de la ciudad, la moto se sigue portando de maravilla. Me encuentro bastante animado, pues en lo personal me apasiona la Edad Antigua y en esta comarca hay mucho por descubrir. De Nimes salto a Pont du Gard, unos 25 kilómetros más al norte. Un monumento con la etiqueta de “Grand Site de France”.

Pont du Gard (Nimes, Francia)

Pont du Gard (Nimes). Un sendero serpentea y asciende hasta la cumbre.

Dicen de el que es el puente antiguo más alto jamás construido (360 metros de largo por 50 metros de alto, construidos en 3 niveles). Este acueducto permitió a los habitantes de Nimes disponer de agua corriente por 5 siglos, hace unos 2.000 años. ¿Recordáis que antes comentaba el gran desarrollo que alcanzó Nimes en su época romana? Pues sus habitantes financiaron la construcción de esta impresionante obra de ingeniería para canalizar agua (algo más de 30 mil metros cúbicos al día) desde más de 50 kilómetros a las casas de los potentados de la ciudad, las fuentes públicas, termas,… en definitiva alcanzar una calidad de vida tan solo comparable con la que se vivía en Roma.

A pesar de lo inmenso que es, no hay manera de verlo salvo que pases por caja. Eso si, un gran aparcamiento, centro de recepción con restaurantes y salas de proyecciones, información sobre otros grandes monumentos de Francia, un entorno natural muy cuidado, acceso al cauce del río para tomar el sol o refrescarse en sus aguas, kilómetros de sendas para caminar o andar en bicicleta, cafeterías chill-out, un envidiable estado de conservación del monumento,… y es que en esto los franceses si saben explotar y cuidar muy bien su patrimonio.

Tras esta parada, pongo rumbo a la que fuera sede Papal allá por el s. XIV, Avignon.

Para escapar de la influencia que las familias italianas tenian sobre la Santa Sede, se decide su traslado a esta ciudad francesa que, hasta su integración en la República Francesa en 1793, fue territorio Vaticano.

Palacio Papal (Avignon, Francia)

Palacio de los Papas (Avignon).

Es impresionante descubrir que sus murallas están prácticamente intactas, con todos sus detalles; el Palacio Papal que es el palacio-fortaleza más grande del mundo, contruido entre 1334 y 1363; el incompleto Le Pont St. Bénezet, del s.XII, que el Rey Sol ordenó no reconstruir tras las sucesivas crecidas del río Rodano que lo tiraban abajo, y su capilla; pasear por su casco antiguo;…

Volvemos a subirnos a la Vespa, abrimos el diario de ruta y ponemos rumbo a la siguiente parada programada, Arlés.

De origen griego (Theline, s. IV a.C.) paso a manos celtas y luego romanas. Al igual que Nimes, recibió un buen número de legionarios licenciados del servicio, siendo Arlés el asentamiento oficial, Colonia Iulia Paterna Arelatensium Sextanorum (antigua colonia juliana de Arlés de los soldados de la sexta legión). En consecuencia, en Arlés puedes ver un anfiteatro igual de cuidado que el de Nimes, los restos de su Teatro (donde hoy en día también se aprovecha para conciertos al aire libre), pasear por sus empinadas, estrechas y floreadas callejas;… pero no quiero repetirme con más fotografías “de piedras”. Para terminar, os mostraré la cafetería que frecuentaba Van Gogh durante su estancia en la ciudad y que inmortalizaría en uno de sus cuadros más famosos.

Le Cafe La Nuit (Arlés, Francia)

Le Café La Nuit (Arlés).

Durante los 15 meses que vivió en Arlés, el pintor holandés pintaría unos 300 cuadros de los 900 que componen toda su obra. Su intención era la de fundar un taller de artistas pero a la llamada solo acudió Paul Gauguin y de esta relación y de sus diferencias personales, nace la leyenda del corte de la oreja de Van Gogh.

CONTINÚA EL VIAJE CON LA SIGUIENTE LECTURA:

(previo) Etapa 3: Carcassone – Nimes.

(siguiente) Etapa 5: Aix en Provence – Diano Marina.

2 pensamientos en “[VWD2014] Etapa 4: Nimes – Aix en Provence

  1. Pingback: [VWD2014] Etapa 3: Carcassone – Nimes | Crónicas Vespísticas

  2. Pingback: [VWD2014] Etapa 5: Aix en Provence – Diano Marina | Crónicas Vespísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s