[VWD2014] Etapa 5: Aix en Provence – Diano Marina

Como adelantaba en las crónicas de las etapas anteriores, llevo cierto retraso respecto al plan trazado. No me avergüenza comentar que se cometen errores (directa o indirectamente) siendo como es este mi primer viaje de larga distancia en Vespa. Es más, creo que estos errores son el medio para formarte en esta materia; y un motivo más para dar sentido a estas letras, compartir mis errores y soluciones, que os puedan servir a la hora de trazar vuestros planes de viaje.

Por otro lado, por mucho que planifiques, has de dejar oportunidades a la improvisación; pues dedicarle unos minutos a una conversación con un vecino del lugar con ganas de contarte sus historias a lomos de aquella Vespa que le acompañó en su juventud, además de enriquecedoras, llenan tu baúl de experiencias únicas; además de consejos para seguir en la ruta. También te puedes encontrar con un espectáculo de la naturaleza que tu guía o diario de ruta no contemplaba. Detente, tómate tu tiempo, refréscate y disfruta.

Así pues, tras recoger convenientemente el campamento y al no haber recuperado el tiempo según el programa, improviso ruta hacia la costa. Más al interior quedará la localidad de Castellane, pueblo que se encuentra a las puertas de las Gorges du Verdon, el cañón más amplio y espectacular de toda Europa. Lugar donde se concentran varias rutas 100% moteras que incluyen panorámicas excepcionales, carreteras poco transitadas trazadas en paralelo a cortantes precipicios, con curvas y contracurvas, túneles,…. vamos, que tengo que volver solo por disfrutar de estos parajes.

Por tanto, nos ponemos en ruta camino de Mónaco, mi única parada programada para la etapa de hoy. Pero antes de llegar a la ciudad monegasca, recorrí gran parte de la Provenza que me quedaba… ¿Cómo hacer justicia al maravilloso paisaje que me rodea? Si no puedo compartir los olores y cualquier intento de describiros lo que veo se quedará en nada. Creo que mostrar un par de fotografías de sus colores,…

Provenza - Oro

La Provenza – Oro

Provenza - Esmeralda

 La Provenza – Esmeralda

…de trigo y viñedos (no os pongo el violeta lavanda porque no me la encontré en el camino, desconozco si no es época para que florezca) puede evocar en vuestra imaginación el lienzo que se mostraba ante mis ojos.

Tras disfrutar de varias horas de conducción continua, el camino me llevaría a cruzar los preAlpes Marítimos a la altura de Cannes y claro, dejase caer por el paseo de una ciudad de cine, con aquella arena llena de juventud, bañada por el Mediterraneo,… había que poner remedio al calor que hacía. Sorprendentemente, cada poco más de 150 metros se disponían zonas específicas para aparcar las motos. Casualmente, al borde de las escaleras de acceso a la playa. Nuevamente tengo la sensación de que los franceses respetan y promueven más las 2 ruedas que en mi país.

Abro las alforjas y ahí mismo me enfundo el bañador para darme un chapuzón y, si el lector me permite adornar la historia, le diré que ante la atenta mirada del congregado público femenino. Un helado mientras secaba y de vuelta a la carretera.

Mónaco 00

Mónaco.

Aunque para llegar a Mónaco desde Niza, bien se puede hacer directamente, opté por desviarme y así descender sobre la ciudad por la denominada Route de la Turbie. Una emblemática carretera inmortalizada en numerosas películas.

¿Y sobre Mónaco que os puedo contar? Nada. ¿Que vine exclusivamente por el glamour…? jajaja ¡¡ Falso !! Lo que me atrae de esta ciudad es su vínculo con la Fórmula 1 y, para mi satisfacción personal, tras un par de semanas después de celebrarse el GP de Mónaco… aún seguían desmontando graderío y protecciones.

Mónaco 04

Mónaco. Zona de bóxes.

Podía sacarle fotos a esos exclusivos coches aparcados delante del Hotel de París o del Casino (Bentley, McLaren,…) pero no, no le voy a dar semejante gustazo a los ricachones al ver como el pueblo llano se vuelve loco por fotografiarse con su cochazo, uno de tantos que tendrá. Lo llevan claro conmigo. Aún así, decenas de turistas hacían cola para la foto-postureo.

Mónaco-03

Hotel de Paris. Mónaco.

Así pues, de este nido de piratas que es Mónaco, solo me interesa su relación con la Fórmula 1. El “gran circuito urbano por excelencia” del campeonato. Las circunstancias y un municipal no me permitieron trazar por completo el circuito en mi Vespa (aunque en la curva de La Rascasse unas cámaras me enfocaban y que espero no me quisieran rascash el bolsillo jajaa), por lo que tuve que hacerme el resto andando.

Mónaco-01

Curva de Ste-Devote.

Mónaco-02

Túnel bajo el Hotel Loews. Mónaco.

Hora y pico por estos lares, previo paso por un supermercado para refrescarme y picar algo. Si bien podríamos pensar que los precios estarían acordes con lo que se respira a pie de calle, pero yo no los noté ni más ni menos que en cualquier otro supermercado francés.

Y llegamos a Italia, lagrimilla aparte, y el contraste en las infraestructuras es de órdago. Eso si, la gasolina del lado inmediatamente francés sube y aún así es más barata que en el lado italiano. Por lo que, estando en reserva tampoco me quedaba más opciones, por lo que me puse a la cola tras un buen número de vehículos italianos que se acercan desde el otro lado para llenar el depósito y ahorrarse algunos euros en la operación.

Y de su conducción y el respeto al código de circulación…. ¿qué código? Esto es una locura. Anarquía circulatoria. Así que donde fueres, haz lo que vieres…. Italia es un Vietnam circulatorio. Las largas colas de coches circulando (si, lentos pero en marcha) se solucionan inventando unos carriles imaginarios por el centro de la calzada por donde vuelan las motos intentando esquivarse entre ellas y a los demás. Una vez que le coges el puntillo, es hasta divertido… un italiano más.

Circulo por la región de Liguria, cuya capital es Génova; pero la ciudad me queda muy lejos… máxime por que toda la carretera de la costa es un continuo trazado urbano en el que se suceden un pueblo tras otro y la velocidad máxima es demasiado mínima. Y se está haciendo de noche, demasiado tarde para encontrar una tienda donde comprar una tarjeta de datos para el móvil,… hay que buscar un camping o una alternativa para descansar esta noche.

Después de dejarme guiar por sendas señales que me indicaban la existencia de un camping, los dos primeros más parecían un asentamiento camuflado que camping… y en el tercero, aunque no me atendieron en recepción pues ya habían marchado, los encargados de la cafetería y de atenderlo de noche, fueron de lo más atentos, todo estaba muy cuidado e iluminado. Me indicaron una plaza donde podía levantar el campamento y, si bien todas ellas eran de pequeños cantos rodados… mi pequeña colchoneta y mi cansancio se encargarían de cualquier incomodidad. Al día siguiente, tras ducharme nuevamente, desayunar y preparar la moto… espero a que llegue el personal de recepción para abonar mi estancia y continuar mi viaje, ahora ya por fin, en Italia. Y eso me produce una enorme satisfacción, un subidón de emociones por verme ya rodando por carreteras italianas con mi pequeña italiana.

CONTINÚA EL VIAJE CON LA SIGUIENTE LECTURA:

(previo) Etapa 4: Nimes – Aix en Provence.

(siguiente) Etapa 6: Diano Marina – Sarzana.

 

 

2 pensamientos en “[VWD2014] Etapa 5: Aix en Provence – Diano Marina

  1. Pingback: [VWD2014] Etapa 4: Nimes – Aix en Provence | Crónicas Vespísticas

  2. Pingback: [VWD2014] Etapa 6: Diano Marina – Sarzana. | Crónicas Vespísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s