[VWD2014] Etapa 7: Lucca, Pontedera y Pisa.

El periplo vespístico llega a tierras toscanas. Planificar las etapas con todo lo que hay para ver en esta parte de Italia ya me fue muy complicado en su momento, por ello, lo que en principio distribuí en cuatro días ascendieron a cinco.

De igual manera, llevo días pensando en cómo plasmar toda esta parte del viaje en el blog, sin que sea un apabullante ejercicio de historia y piedras, sobretodo por que mis amigos/as lectores tienen perfiles tan variopintos y a unos les encanta que les cuente la historia de los lugares que visito y otros prefieren una redacción más desenfadada y motera. Espero contentar a ambas partes alcanzando un término medio y, seguramente, termine agrupando varias etapas en un mismo artículo.

Pero ahora, acerquémonos a Lucca.

Como comentaba en un artículo previo, los anuncios de los nuevos modelos de Vespa, me descubren nuevas localizaciones y me lanzan a conocerlas. Esto me pasó con Lucca.

Lucca fué fundada por los Etruscos (como la mayoría de las poblaciones que veré estos días por La Toscana) y más tarde fue dominada por Roma, como puede observarse por sus restos y por su configuración urbanística cuadricular. Con el tiempo, pasaría a ser una república independiente, manteniendo ese estatus durante más de 500 años.

Lucca, plaza anfiteatro

Plaza del anfiteatro, Lucca.

Ahora llena de viviendas, la plaza fue en su día el anfiteatro romano y, en la Edad Media, tomó otros usos quedando esta original forma hasta nuestros días. Se accede por una de sus cuatro puertas, siendo la más baja la similar a las originales romanas.

Tras esto, me dirigí a la Torre de las Horas, o Torre del Reloj. Es la torre más alta de la villa y por lo cual, cita obligada para tomar fotografías panorámicas desde tan privilegiado lugar. Se accede por una estrecha escalera de madera cuyos crujidos según asciendes proporcionan unas emociones que iban incluidas dentro del precio.

Lucca, panorámica

Panorámica de Lucca desde la Torre de las Horas.

Un breve recorrido por sus murallas, peatonalizadas por los Borbones, y que ahora sirven como punto de encuentro social, de deporte, etc.

Lucca, murallas

 Murallas, Lucca.

Vuelvo a subirme a la moto… la emoción y el nerviosismo nos embarga a ella y a mi, como de una primera cita se tratara. Y es que nuestra siguiente parada no podía ser más emotiva para un enamorado de la marca.

Pontedera.

Pontedera, entrada museo

Museo Piaggio-Vespa, Pontedera.

Check Point de vital importancia. Como si se acabara aquí el viaje… es llegar a la fábrica de Piaggio-Vespa en Pontedera y entrar en su museo, de acceso gratuito. Mi sorpresa al llegar es que el museo está dentro de las instalaciones e indican que solo vehículos autorizados pueden acceder, pero después de recorrer miles de kilómetros no me iba a quedar fuera. Accedo con ella y busco al personal para solicitar algún permiso. Su asombro fue mayúsculo cuando interpretaban que ¿¡¡el español quería meter la moto dentro del museo!!? jajajaja Creo que les tranquilizó saber que solo quería quedarme en la puerta pero dentro del recinto para inmortalizar el momento.

Así pues, mi premio al esfuerzo realizado hasta ahora y una demostración ante aquellos que decían que estaba loco…. ¡¡¡SI SE PUEDE COÑO!!!!

Pontedera, interior museo

vista general del museo Piaggio-Vespa, Pontedera.

Tras disfrutar de un buen número de joyas desde su fundación hasta nuestros días, pongo rumbo a la ciudad de Pisa.

Pisa, Piazza del Duomo

La protagonista también quiere disfrutar de las vistas. Piazza del Duomo, Pisa.

¿Qué os voy a contar o mostrar de Pisa que no hayais visto o leído ya? Su origen es desconocido y según cuentan las leyendas, como la de Roma, se establece una fundación griega tras la guerra de Troya. Fue una de las cuatro repúblicas marineras italianas, junto con Génova, Venecia y Amalfi. Con el tiempo su poder fue a menos y al final fue vendida a Florencia en 1406. En Pisa nació Galileo Galilei.

¿Y de fotos qué?

Pues algo de postureo por aquí…

Pisa, Piazza del Duomo 2

​Piazza del Duomo, Pisa. battistero en primer plano.

… y algo de postureo por allá.

Pisa, postureo frente Campanile

 postureo de difícil descripción ante el campanile. piazza del duomo, pisa.

Pero Pisa también es modernidad y arte contemporáneo en sus calles. Así nos encontramos en la fachada trasera del Convento de San Antonio Abad (cerca de la Piazza Vittorio Emmanuelle) el mural “Tutto Mundo” del artista grafitero norteamericano Keith Haring. 180 m2 de mural que representa la paz y armonía en el mundo.

Pisa, Tutto Mondo

 Mural “tutto mondo”. Pisa.

Como anécdota, en la cercana Piazza Vittorio Emmanuelle me tomé un café helado que me sorprendió ver que lo tienen hecho en una botella en la nevera a bajas temperaturas sin llegar al punto de congelación. Está muy cargado, es de su tipo expresso (fuerte, cortito y para tomar en el momento y dejarse 2,20€ en 15 segundos jajajajaja pero te pone como una moto).

En anteriores etapas os conté que las autopistas italianas son todas de pago y, si bien no circulo en general por autopista, en ocasiones no te queda otra, como una circunvalación por ejemplo o cuando salgo de Pisa dirección a Volterra, lo hago por la carretera general SS1 o Vía Aureliana (que tira hacia Roma desde Liguria -esa carretera que llevo pisando desde que entre en Italia), resulta que comparte unos cuantos kilómetros con una vía rapida sin cargos… algo raro. Como no me quedaba otra, sigo por ella y a darle gas (que poco me gusta apretarle al motor de mi pequeña así) pues eran más de las ocho de la tarde y me quedaban kilómetros por delante para llegar a Volterra, mi primer destino de mañana, y buscar alojamiento (que nuevamente pillé por los pelos, pues el chico de recepción estaba fregando). Pues resulta que meterme en esa vía, aunque fuera compartida por la general SS1, no dejaba de tener una configuración de autovía y… ahora viene lo bueno, me entero unas horas antes en Pisa por una pareja con la que comencé a intercambiar unas palabras a cuenta de su moto Piaggio Beverly y mi Vespa GTS Super 125… y he aquí la cuestión, que en Italia las motos de cilindrada inferior a 150cc no pueden entrar en las autopistas (ni siendo compartidas con una carretera general).

Y llego a Volterra. Esta noche me alojaré en un camping de titularidad municipal bastante pequeño pero acojedor. Donde extrañamente no me cobran por la luz (4 ó 5€ venían cobrándome), ni me alquilan el adaptador de corriente…. aunque que no tiene wifi, por lo que recurro al “tethering” (lo que viene siendo usar la conexión de datos del móvil con el ordenador). Mañana me despertaré a la sombra de sus murallas.

CONTINÚA EL VIAJE CON LA SIGUIENTE LECTURA:

(previo) Etapa 6: Diano Marina – Sarzana.

(siguiente) Etapa 8: Volterra, San Gimignano, Crete Senesi y Siena.

2 pensamientos en “[VWD2014] Etapa 7: Lucca, Pontedera y Pisa.

  1. Pingback: [VWD2014] Etapa 6: Diano Marina – Sarzana. | Crónicas Vespísticas

  2. Pingback: [VWD2014] Etapa 8: Volterra, San Gimignano, Crete Senesi y Siena. | Crónicas Vespísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s