[VWD2014] Etapa 9: Lucignano, Montepulciano, Val d’Orcía, Bagno Vignoni, Cortona.

Lucignano es uno de los pueblos más bonitos y menos visitados de La Toscana, rezan los blogs que de estas cosas saben. Sin duda hay un interés en despertar la curiosidad del turista y traer aire fresco a las atestadas rutas turísticas por la región, y este pueblo se abrirá su camino, aunque sea sólo por disfrutar relajadamente de la paz de una típica población toscana.

Lucignano, callejuelasCallejuelas de Lucignano.

Al menos a estas horas pues, la verdad, era demasiado temprano para saber si los touroperadores habían incluido a este pueblo en la ruta de ordas turísticas y más tarde aquello se convertiría en una maraña de teleobjetivos disparando a todo lo que se mueva. Pero en este momento, cada canto del suelo y cada ladrillo eran míos. Excepto en los pequeños y escasos momentos que me encontraba frente a frente con algún vecino del lugar con el que me intercambiaba saludos y sonrisas. Tan temprano, que aún se encontraba cerrada al público la sala del Ayuntamiento donde se custodia el Árbol de Oro. Una joya delicada de 2,60 metros de altura a la que orfebres de reputación le dedicaron 120 años para terminarlo allá por el siglo XIII. La tradición reza que las parejas se acerquen a el en busca de prosperidad a su unión.

Tras vagar por el Consistorio y de entablar contacto con el personal que ya estaba de servicio; mis intentos de conseguir que me abriesen las puertas antes de tiempo (y si cabe, ahorrarme los 5 euros de entrada), pero no disponían de la llave que me abriría las puertas. Así que en su lugar, y para hacer tiempo, me abrieron las puertas de la Sala de Juntas para que disfrutara de los impresionantes frescos de sus paredes.

Lucignano, Sala de Juntas del Consistorio

Sala de Juntas del Consistorio de Lucignano.

Mi tiempo en Lucignano era limitado si quería completar el recorrido planeado para la etapa de hoy, por lo que dejaré la visita de susodicha joya casamentera para otra ocasión en la que venga acompañado jajajaja.

Montepulciano es mi siguiente parada. Una localidad renacentista situada en lo alto de una colina de algo más de seiscientos metros de altura, que ofrece unas vistas preciosas de los campos de alrededor. En su origen, como no, fue una fortificación etrusca. Y también fue disputada entre las Repúblicas de Siena y de Florencia.

Montepulciano, plaza

Piazza Grande, Montepulciano.

En 1591 alcanza rango de sede episcopal, por lo que su interior está plagado de iglesias (poder eclesiástico) y de palacetes (de las familias nobles que tenían que tener por tanto ahi una sede también).

Como el resto de localidades toscanas, Montepulciano está entera empedrada,… llena de empinadas cuestas y de estrechas calles. Lo cual me hizo llegar a la conclusión de ir dejando por el camino algunas otras localizaciones que en principio estaban incluidas en mi hoja de ruta, pues sería un poco más de lo mismo salvo por pequeñas diferencias y carácterísticas de la historia de cada localidad,. Y de La Toscana empedrada estoy servido. Por ahora.

Montepulciano, Caffè Poliziano

Caffé Poliziano, Montepulciano.

Distinta a otras poblaciones es el hecho de albergar la histórica cafetería de estilo art decó, el Caffé Poliziano. Data del año 1898 y fue frecuentada, entre otros, por el director de cine Federico Fellini.

A los pies de Montepulciano se alcanza a ver sus campos con el fruto por la que es conocida esta zona, pues elabora un caldo noble muy apreciado, el Vino rosso scelto di Montepulciano. Uno de los más antiguos de Italia.

Vuelvo a echarme a la carretera, las reviradas carreteras comarcales que se arrastran entre los campos toscanos me proporcionan satisfacciones que llenan mi cara con una sonrisa y un buen rollo, que me ayudan a combatir la ola de calor que cae a plomo sobre mi cabeza. Por ello no dejo de hidratarme en cuanto surge la ocasión, y sino, busco que surja. A pesar de todo y a sabiendas que la chaqueta, además de protegerme en caso de caída, también me protege de la acción de los rayos solares… tengo que prescindir de ella para conseguir rebajar la temperatura de mi cuerpo. ¿La consecuencia? La consabida marca en el brazo entre los guantes y la camiseta, que me acompañaría durante el resto de mi aventura.

2014-06-09-17.59

Una de las estampas míticas de La Toscana son las tomadas en Val d’Orcía. Al igual que en Crete Senesi, su paisaje es fácilmente reconocible como toscano. Saliendo de Pienza hacia San Quirico d’Orcía, busco la icónica capilla de Nuestra Señora de Vitaleta. Olivos, cipreses, frutales, hayas, suaves colinas, encantadoras casas rurales,… adornan el paisaje.

Val-d'Orcía

Nuestra Señora de Vitaleta, Val d’Orcía.

Tras varios intentos de acercarme hasta la capilla para poder tomar una fotografía en mejores condiciones, el grijo de la pista me dió varios avisos consecutivos y me recordó mis limitaciones. La pequeña Vespa y sus ruedas de asfalto tuvieron que rendirse ante la evidencia y me hicieron volver hacia “lo negro”.

Otra típica postal toscana es el acceso a la villa de La Foce. La familia propietaria de estas tierras realizó una labor destacada durante la Segunda Guerra Mundial al ayudar a la gente más pobre del valle.

La Foce

La Foce, cerca de Radicofani.

Esta zona de La Toscana esta salpicada de centros termales. Uno de los característicos se encuentra en la aldea de Bagno Vignoni. Hoy centro termal con sus hoteles de categoría y aprovechado desde tiempos de los romanos.

Lo bueno del asunto es que te puedes encontrar con fuentes termales de libre disposición al público. En este caso, con el calor que hacía no me motivaba mucho la idea de bañarme.

Bagno Vignoni

Bañera termal de Bagno Vignoni.

En el centro del pueblo hay una gran bañera de aguas termales que hoy en día no se pude usar, pero que era lo más “in” en el medievo.

Llega el momento de cambiar de rumbo drásticamente. Después de varios días hacia el sur, toca girar 180º para completar el “raduno” toscano y enfocar el norte de Italia.

Para finalizar, un escenario de película, si no lo ha sido ya en general toda la comarca. Hablo de Cortona. Localidad fundamental en el desarrollo de la historia de Bajo el sol de la Toscana. Un libro de éxito y su posterior película, que llenó esta localidad de miles de turistas. De hecho, se dice que es una localidad 100% turistica, como si las otras no lo fueran (los 11 euros del cucurucho de helado en San Gimignano, ¿qué es sino?).

Cortona, Piazza della Republica

Piazza della Republica, Cortona.

Si os dais cuenta de la película, cuando la protagonista se baja del autobus y comienza pasear por un pueblo toscano con su mercado y sus gentes, ese pueblo es Cortona. Y seguramente quienes habéis visto la película os acordéis de que en este punto a la protagonista le pidieron que escribiese una postal, pues el chico no sabía que contarle a su madre.

Cortona-01

” (…) hoy es día de mercado en Cortona; la piazza es una fiesta continua y todo el mundo esta invitado; los tópicos se concentran en este ombligo del mundo; casi dan ganas de reir pero no puedo evitar el pensar que estos italianos saben divertirse mejor que nosotros; mientras como una uva del mercado, su dulzor violeta se exparce por mi boca, incluso huele a púrpura; ójala pudiera quedarme más tiempo pero la campana de la iglesia me recuerda la hora -ding dang dong- tañe la campana en lugar de -ding dong-; ójala estuvieras aquí (…) Escribía la protagonista en aquella postal, que al final se la quedó, pues el chico (como un servidor) jamás escribiríamos algo semejante. Aunque si le doy la razón en que las campanas tañen distinto jajaja.

Lo que queda de la tarde lo dedico a hacer los kilómetros que separan Cortona de Arezzo. Mañana será lo primero que visite en mi camino hacia Florencia. Antes toca encontrar alojamiento donde levantar el campamento base, hacer algo de colada y despedir del día.

Colada en camping de Arezzo

Este camping cerca de Arezzo se encontraba lleno de turistas holandeses. Muy majos ellos; que se dejaban caer por delante del campamento base del español recién llegado y con los que pude intercambiar unas cuantas palabras en la terraza del bar donde desplegué mi oficina esa noche.

campobase01Cargando baterías.
CONTINÚA EL VIAJE CON LA SIGUIENTE LECTURA:

(previo) Etapa 8: Volterra, San Gimignano, Crete Senesi y Siena.

(siguiente) Etapa 10: Arezzo y Florencia.

2 pensamientos en “[VWD2014] Etapa 9: Lucignano, Montepulciano, Val d’Orcía, Bagno Vignoni, Cortona.

  1. Pingback: [VWD2014] Etapa 8: Volterra, San Gimignano, Crete Senesi y Siena. | Crónicas Vespísticas

  2. Pingback: [VWD2014] Etapa 10: Arezzo y Florencia | Crónicas Vespísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s