[VWD2014] Etapa 13: Trento – Passo dello Stelvio

Madrugo, como siempre, pero más. En esta ocasión dejo todo el equipo dentro de la tienda de campaña, hay que aligerar para afrontar el objetivo del día, el Passo dello Stelvio.

Llevo muchos días fuera de casa pero hoy, la idea de alcanzar los Alpes, enfrentarme con mi pequeña montura a esa muralla natural que se eleva frente a mi, despierta mis sentidos de aventura … este entorno bucólico me llena más de energía que cualquier bebida energizante…

Tonale01

Bucólico paisaje alpino.

La sonrisa, por tanto, aparece pronto en mi cara y no se irá en todo el día; en ciertos momentos la felicidad de verme rodeado de pequeñas fortalezas y poblados alpinos me hacen sentirme una Heidi hormonada y castigada por los años. Ruedo por el entorno de los Dolomitas, con su geografía esculpida en milenios por la mano artística de la Naturaleza, cuyo resultado se me muestra al otro lado de la visera. Verdes valles angostos tapizados de bosques y aldeas, bajo la sombra de verticales paredes de roca. Todo muy cuidado, hasta el más mínimo detalle. Sus habitantes están orgullosos de vivir aquí, se nota, lo entiendo. Contrastes de colores, de verdes campos embriagados del nectar que corre en forma de ríos, lagos y cascadas; a los distintos tonos de grises de su roca caliza.

Tonale02

Afronto el Passo del Tonale (1.884 metros). Es un ascenso suave. El agua del deshielo forma cascadas que saltan por encima de la calzada, que se protege de su erosionante acción mediante sombreros de hormigón que se mimetizan con el entorno.

La ruta me lleva a descencer al siguiente valle que me acercará a la siguiente barrera natural, el Passo di Gavia (2.652 metros). Junto con el Passo dello Stelvio es una de las cimas míticas del Giro de Italia. Voy ganando altitud (desnivel de 1.400 metros con rampas que llegan al 16% de inclinación) por una estrecha calzada entre árboles que zigzaguea colina arriba. Empiezo a notar la falta de potencia, mis 125cc están dando todo lo que pueden… eso si, no se queda, a su ritmo la Vespa me lleva.

Gavia

El premio de Passo di Gavia, sin duda, es descubrir el Lago Blanco; un lago alpino que en junio está en pleno proceso de deshielo, lo que nos ofrece un conjunto de tonalidades de azul y blanco que son una joya ante la cámara.

La suerte fue llegar a la hora adecuada, pues se estaba celebrando por la comuna del Bormio una prueba ciclista amateur que hacía que su lado del Gavia estuviera cerrado al tráfico hasta una hora en particular. Si bien la organización de la prueba dejaba entrever que no se podía pasar, un bando oficial colocado en la valla que cortaba el paso aclaró todas las dudas. Llegué justo en el momento en el que quedaba libre el acceso. Bormio me espera.

Bormio, situado en un valle encajonado entre los Alpes, lleva poblado desde tiempos de los ligures; sucediéndose y disputándose su control distintos pueblos a lo largo de la historia. Hoy en día es una ciudad de poco más de 4.000 habitantes que vive del turismo. De aquí parte la carretera SS-38 que asciende al Passo dello Stelvio, el objetivo del día.

Stelvio04

Mítico puerto ciclista y motero por excelencia, sus 48 curvas hacia el cielo hacen de el todo un espectáculo y rodar una satisfacción que roza el erotismo motero. Así es que esta plagado de ciclistas y moteros en ambas direcciones. Durante sus 24 kilómetros de ascensión, se viene a registrar un desnivel medio del 7,5%…. pero la pequeña se portó más que bien, es más, sufrió menos que en el Gavia.

La “Cima Coppi” es el final de etapa más elevado de la edición en curso del Giro de Italia pero, por autonomásia, esta recaerá siempre en el techo del Giro, el Stelvio. De ahí que se le conozca también por este sobrenombre.

Stelvio03

Para mi es un hito, entendiendo como tal “… cosa o hecho clave y fundamental dentro de un ámbito o contexto”, como reza la RAE. Poder decir que con mi pequeña Vespa he llegado hasta aquí, en solitario, tras varios miles de kilómetros,… es algo místico que me lleva a conocer mis límites, marcarme nuevas metas, redefinir conceptos,… por ello a quien esté leyendo esta aventura que comparto con vosotros/as le digo: la moto no hace al motero, sal ahí afuera y cómete el mundo, aquello que crees que te limita con esfuerzo se supera. Si bien lo enfoco al mundo de las dos ruedas, puede hacerse extensible a cualquier aspecto de la vida.

Tras apartar el velo del misticismo motero de esta cima, todo hay que decirlo. Lo que arriba te encuentras no es sino un mercado dirigido a todos los que nos hemos sentido atraídos por el imán del Stelvio. Si quieres un recuerdo o estás dispuesto a que te vacíen los bolsillos, aquí encontrarás multitud de puestecillos con todo tipo de merchandising enfocado a cada una de las tribus que allí nos damos cita: moteros, ciclistas o montañeros. Yo lo tengo claro. Desde antes de comenzar este viaje, soñaba con poder prender de mi chaqueta un pin con el símbolo de estas montañas, la flor de las nieves, una Edelweiss. Así luce.

Stelvio01

Pegatinas.

Una tradición motera es la de poner una pegatina en el cartel del Stelvio con la que te identifiques. Yo me traje la mía desde los “Alpes Tuizos” de Lena (Asturias) para dedicarles esta cima a mis excompañeros de los Voluntarios de Lena con los que viví muchos años de buenos y malos momentos, apagando fuegos por los montes asturianos, organizando grandes operativos de los finales de etapa de La Vuelta -Angliru, Pajares,…- y demás actividades propias de este tipo de servicio a la sociedad. ¡Esta cima es nuestra chicos!

Doy cuenta de un bocata suizo que, en el momento de la foto, si me descuido no llego a catar. Pues en las inmediaciones del puesto ronda un mastín que no deja pasar la oportunidad de llevárselo a la boca de una tacada.

Stelvio02

Me queda toda la tarde por delante para deshacer el camino, pues la etapa de hoy es de ida y vuelta. Las marmotas estiran sus cuerpecitos para cotillear a mi paso mientras desciendo el puerto. Toca ir volviendo hacia el sur,… el Vespa World Days está en marcha y me espera. Y aún queda mucho viaje por delante.

CONTINÚA EL VIAJE CON LA SIGUIENTE LECTURA:

(previo) Etapa 12: Mantua (1ª parte).

(siguiente) Etapa 14 y 15: Mantua (2ª parte).

2 pensamientos en “[VWD2014] Etapa 13: Trento – Passo dello Stelvio

  1. Pingback: [VWD2014] Etapa 12: Mantua (1ª parte) | Crónicas Vespísticas

  2. Pingback: [VWD2014] Etapa 14 y 15: Mantua (2ª parte) | Crónicas Vespísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s