El Ritmo

Corre por las redes sociales, blogs y foros moteros, una versión traducida del artículo “The Pace” (“El Ritmo”) del que fuera colaborador de la revista Motorcyclist Magazine, Nick Ienatsch.

Me parece muy interesante compartirlo y que cada uno saque sus propias conclusiones. Por mi parte, suscribo el contenido del mismo. Además de un compendio sobre seguridad motera, me viene a la mente la filosofía que me inculcaron en los diferentes cursos de conducción eficiente de vehículos pesados… adelantarse a los acontecimientos, dejarse llevar por la inercia, pues clavar el freno y acelerar aumenta significativamente el consumo de combustible. Espero que le saquen provecho.

Artículo The Pace 1993

EL RITMO. DISTINGUIENDO LA CALLE DEL CIRCUITO, LA CONDUCCIÓN DEL PILOTAJE. Por Nick Lenastch.

La competición implica velocidad, concentración y disposición; los resultados de un error son normalmente catastróficos dado que hay poco espacio para el error cuando pilotas al 100%.

La conducción en carretera abierta es menos intensa y lejana del límite absoluto, pero dado que las circunstancias que la rodean son menos controlables, los errores y el exceso de agresividad pueden ser igual de catastróficos. Muchos carbonillas han abandonado la conducción en carretera. “Demasiado peligroso, demasiadas variables y demasiado fácil el dejarse llevar por la velocidad” dicen los especialistas de circuito. Los carbonillas con exceso de adrenalina suelen terminar conduciendo en carretera abierta igual que lo harían en circuito, y no es causa de sorpresa que sean cazados por la policía, las leyes de la física y la fría y dura realidad de un entorno no acondicionado para el pilotaje de “décimas de segundo”. Pero como muchos de nosotros sabemos, un tranquilo paseo por una de nuestras carreteras favoritas puede ser una de las mejores maneras de pasar unas horas libres con la moto que amamos. Y esas pocas horas se disfrutan mejor conduciendo a El Ritmo.

Un año después de unirme a la plantilla de Motorcyclist en 1984, contrataron a Mitch Boehm. Seis meses después, tuvo lugar el nacimiento de El Ritmo y lo perfeccionamos durante los siguientes meses de pruebas en carretera y salidas de fin de semana. Ahora El Ritmo es parte de mi vida y una parte de la vida del grupo del domingo por la mañana con el que salgo. El Ritmo es una técnica de conducción en carretera abierta que no sólo mantiene a los moteros vivos, sino también intensamente entretenidos.

EL RITMO.

El Ritmo enfatiza el control de la moto y atenúa la velocidad pura. Acelerar a fondo y frenar en el último instante no son parte del programa de actividades, eliminando de forma efectiva los dos principales peligros presentes en accidentes individuales de motos en conducción deportiva. La inercia de paso por curva es en nombre del nuevo juego, indicaciones contundentes al manillar para colocar la moto correctamente a la entrada de la curva, sujetar fuerte y meterla sin perder tiempo ni metros. Como el acelerador no estaba a tope a la salida de la última curva, la siguiente no requiere mucho freno, si es que requiere algo. No es inusual salir una mañana y no ver una sola luz de freno encendiéndose.

Si hace falta frenar, se aprieta la maneta del freno delantero de forma suave, rápida y con un cierto nivel de presión para adecuar la velocidad de entrada en la curva en el menor tiempo posible. Entrar en la curva frenando es incrementar las opciones de salirse de la carretera y una clara confesión de que estás yendo demasiado fuerte y no consigues ponerte a la velocidad correcta para la curva con suficiente antelación porque has mantenido el gas abierto demasiado tiempo.

Conducir a El Ritmo te hace depender menos del acelerador y los frenos (los elementos de los que más fácilmente se abusa) y te permite incrementar tu habilidad para juzgar la velocidad correcta de paso por curva, lo cual es el aspecto más divertido de la conducción por carretera abierta.

TU CARRIL ES EL LÍMITE.

Cruzar la línea central en cualquier momento, excepto durante una maniobra de adelantamiento, es intolerable y otro signo de que estas yendo demasiado fuerte para mantenerte con el grupo. Incluso cuando tengas total visibilidad en una de izquierdas, mantente a la derecha de la raya central. Mantenerse a la derecha de la raya es más exigente que simplemente cortar cada curva y cuando todo el grupo acepta esta práctica inteligente, la tentación de engañar se elimina por la presión del resto del grupo y por la lógica. Aunque la conducción en carretera abierta no debe describirse en términos de competición, puedes pensar que tu carril es la pista. Dejar tu carril es aumentar las posibilidades de un accidente.

El control total de la moto hace que uses cada centímetro del carril si las circunstancias lo permiten. En curvas con total visibilidad y sin tráfico en contra, entra por el extremo abierto de la curva, tira la moto relativamente tarde hacia el interior para retrasar el vértice del interior y acelera para salir, rozando el extremo de la salida a medida que la moto se levanta.
Usa el manillar de manera contundente pero suave para minimizar el tiempo de transición; no te tires a cuchillo porque el chasis flexará y podrá sacarte de la línea correcta. Dado que no has apurado la frenada, podrás abrir gas más rápido, antes del vértice, estabilizando la moto y preparándola para la salida.

Con mucha frecuencia, las circunstancias no permiten la utilización completa del carril de raya exterior a raya central y de vuelta. Curvas sin visibilidad, tráfico en contra, gravilla y porquería son algunos de los criterios que exigen una conducción más conservadora, así que déjate un margen de 30 a 50 centímetros para el error, especialmente en el lado izquierdo donde el tráfico en contra puede resultar fatal. Simplemente haz más estrecha la entrada de las curvas ciegas de derechas y fija el vértice de las curvas ciegas de izquierdas uno par o tres de decímetros dentro de tu carril de forma que puedas evitar tráfico en contra que no hayas visto y pueda estar pisando la raya central. Dado que estas conduciendo a El Ritmo y no al límite, el control que has de mantener en la entrada de las curvas te da un tiempo extra para poder escapar de gravilla o porquería inesperada; de forma general, el sitio por donde pasaría la rueda exterior (a la curva) de un coche es el sitio más limpio en una curva con suciedad ya que el peso del coche se desplaza a dicha rueda, limpiando mas porquería a su paso: busca ésa línea.

UN BUEN GUIA, SEGUIDORES DESEOSOS.

La carretera no es un entorno de competición, y hace falta humildad, autoconfianza, y autocontrol para mantenerlo así. El guía marca el ritmo y busca en sus espejos síntomas de apuro en los que le siguen, demasiada distancia entre motos en las rectas, cruzar la raya central y descolgarse de la moto en las curvas. Si el guía se quiere apartar, simplemente reduce su velocidad en recta ligeramente, pero continúa disfrutando de las curvas, cerrando la formación pero sin perder nada de diversión.

El pequeño grupo de tres o cuatro con el que salgo es tan homogéneo que el ritmo es prácticamente idéntico independientemente de quien guíe. El guía cambia de vez en cuando mediante un signo con la mano, pero nunca hay un cambio de guía porque el ego de alguno asome por la manga derecha. No te equivoques, la conducción es entretenida y rápida (en las curvas). Cualquiera con un buen brazo derecho puede pasar el cuchillo en las rectas; pero es la habilidad en las curvas lo que hace posible El Ritmo.

Las distancias entre motos son relativamente amplias, y las rectas, pasadas a una velocidad moderada, son la oportunidad perfecta para ajustar los espacios. Mantener una buena distancia sirve para varios propósitos, además de ser más seguro. Minimizas el riesgo de comerte las piedrecitas que saltan y la policía tendrá menos motivos para pensar que se está desarrollando una carrera.

El estilo de El Ritmo de no descolgarse de la moto en las curvas también reduce la apariencia de estar empujando demasiado fuerte y añade un grado de madurez y sensibilidad a los ojos del resto de conductores y de los agentes de la ley. Indudablemente es un reto pasar por curvas mientras permaneces perfectamente sentado en la moto.

El adoctrinamiento de los nuevos pilotos lleva un tiempo ya que El Ritmo lleva a desarrollar pasos por curva realmente rápidos y los novatos quieren enroscar el acelerador a la salida para recuperar lo que han perdido en la entrada de las curvas. Nuestro grupo reduce la velocidad drásticamente cuando un nuevo conductor se une al grupo dado que debido a la técnica de velocidad moderada en rectas y no utilización de los frenos puede llevar al no experto a entrar en una curva demasiado rápido, creando las condiciones perfectas para el accidente más común. Con un conductor nuevo aprendiendo El Ritmo detrás tuyo, toca el freno con suficiente antelación a la curva para alertarle y asegúrate que entiende que no hay ninguna presión por mantenerse con el grupo.

Hay comunicación constante mientras se rueda a El Ritmo. Un pie fuera de la estribera indica porquería o gravilla en la carretera y una indicación de reducir la velocidad o de un giro se señala con el brazo izquierdo con suficiente antelación. La señalización de giros se usa para cambios de carreteras y para los adelantamientos, o una señal con la mano izquierda para agradecer a los enlatados que se apartan a la derecha para facilitar el adelantamiento. Dado que no has de mantener una sujeción tan firme del manillar, la mano izquierda también está libre para saludar a los moteros que circulan en dirección opuesta, una cortesía que nos gustaría que se mantuviese. Si te vas haciendo a la idea de que El Ritmo es una forma relajada y no competitiva de salir con tu grupo, lo has entendido bien.

RELÁJATE Y MUÉVELA.

Prefiero pasar un domingo en las montañas conduciendo a El Ritmo que un domingo en circuito, así es de gratificante. El juego se llama contramanillar, un suave pero firme giro aplicado al manillar transmitido a las huellas de contacto de los neumáticos a través de un rígido chasis de moto deportiva. Conducir a El Ritmo es ciertamente lo que los fabricantes de motos tenían en mente cuando las motos deportivas evolucionaron hacia la calle.

Pero la máquina no es el aspecto más importante a la hora de aplicar El Ritmo, porque este se puede aplicar en cualquier cosa capaz de tomar una curva. Lo más importante de El Ritmo es la actitud: en El Ritmo nadie se siente vencido o se queda con la sensación de que debe demostrar nada en el camino de vuelta. Si tienes algo que demostrar, entra en circuito.

El circuito mide tu velocidad con un cronómetro y la rivalidad directa, premiando tu agresividad y resolución para ser el mejor. El único criterio de rendimiento en la conducción por carretera es la cantidad de disfrute experimentado, no los tiempos por vuelta, la posición de llegada o los rivales batidos. Las diferencias son enormes, pero no siempre son tenidas en cuenta por los pilotos que no han descubierto la pureza en las trazadas de El Ritmo y la implicación del grupo en la conducción. Martillo en la pista. Sigue tu propio ritmo en la carretera.

LA RUTA NO ES EL CIRCUITO: ES EL LUGAR PARA IR A RITMO.

El Ritmo coloca a la moto en su rol correcto como vehículo controlado, no vehículo controlador. Muchos pilotos de motos deportivas se convierten en equipaje cuando enroscan el puño –la velocidad resultante es tan abrumadora que simplemente son llevados en el trayecto. El Ritmo ignora la velocidad pura y simple y puede ser tan divertido en una Ninja 250 como en una ZX-11, enfatizando las habilidades del piloto por sobre la “bravura del puño derecho”. Aprender a frenar salvará tu vida, aprender a tumbar va a enriquecerla. ¿Hay algo que siente mejor que tumbar una moto dentro de una curva?

La mecánica de doblar una moto involucra empujar y/o tirar del manillar; si bien esta información no es nueva para la mayoría de los pilotos de deportivas, date cuenta que la fuerza ejercida en el manillar afecta el radio de giro de la moto. Dale un tirón fuerte al manillar, y la moto se tumba en el acto, empújalo suavemente y la moto se inclinará perezosamente. Curvas diferentes requieren técnicas diferentes, pero mientras empieces a pensar acerca de trazadas, entradas y ápices tardíos, doblar tu moto en el momento exacto y alcanzar el ángulo de inclinación preciso van a requerir firmes y fuertes intervenciones en el manillar. Si te lleva menos tiempo doblar tu moto (decisión de la trazada), puedes usar ese tiempo para frenar más eficazmente o meterte más profundo en la curva, dándote más tiempo para juzgarla y poder prevenir sorpresas ocultas. Es muy importante mirar lo más adelante posible en la curva y recordar el adagio: “Irás donde miras.”

NO TE APURES.

La habilidad de supervivencia número uno, después de dominar la frenada de emergencia, es el establecimiento con suficiente antelación de tu velocidad de entrada en curva, o como dice Kenny Roberts, “Entrada lenta, salida rápida.” Los motociclistas pueden llegar a salir airosos del 99 % de las curvas peligrosas, pero esa última es la que va a tener gravilla, barro o un coche de frente. Establecer temprano la velocidad de entrada a curva te va a permitir ajustar tu velocidad de paso y cambiar la trazada, dándote todas las oportunidades para gestionar la sorpresa.

Todos hemos entrado a una curva demasiado rápido y hemos experimentado no sólo el terror sino también la falta de control al tratar de forzar la moto a meterse en la curva. Si encima estás luchando con los frenos, cualquier sorpresa es sencillamente imposible de resolver. Establecer tu velocidad de entrada un poco antes y mirar bien la salida de la misma te permitirá determinar a qué tipo de curva estás enfrentando y las sorpresas que tiene. ¿El radio se achica? ¿Tiene contraperalte? ¿puede haber suciedad acumulada?

Los pilotos de carrera hablan constantemente acerca de frenadas tardías, pero esa técnica sólo es usada para un sobrepaso de curva durante la carrera, no para bajar el tiempo de vuelta. Frenar muy bruscamente afecta negativamente a la habilidad de juzgar precisamente la velocidad de paso por curva, ya que obliga a mantener la frenada durante la trazada y debido a la tendencia de la moto al levantarse, no efectuar un paso preciso, además de impedir abrir el gas lo antes posible. Dominar el freno trasero en curva es una técnica que permitirá asentar la moto y cerrar la trazada sin el peligro de bloqueo o pérdida de adherencia de la rueda delantera. Si bien una ligera “arrastrada” de frenos es una excelente y muy útil técnica a dominar, hay que entender que la cubierta delantera tiene un límite de agarre que no podemos sobrepasar.

Si usas la mayor parte del agarre de la cubierta delantera para frenar y luego le deseas buena adherencia en inclinación, lo más probable es que la cosa termine en la típica “pérdida” de rueda delantera. También hay que considerar que tu moto no va a doblar tan bien con la horquilla totalmente comprimida, como sucede exactamente cuando estás frenando. Si estás siempre luchando con la moto al doblar, probablemente sea porque estás frenando demasiado adentro de la curva. Todos estos problemas pueden ser eliminados al establecer temprano la velocidad de entrada, un componente importante en El Ritmo.

Como estás dejando rodar la moto, o abriendo contenidamente el gas, se va a incrementar tremendamente tu disfrute en las curvas. Vas a saborear la sensación de tumbar tu moto en la curva y abrir el gas tan pronto como sea posible. Los corredores hablan de “poner las cosas en marcha” (getting the drive started) y eso es igual de importante en la calle. Date cuenta de cómo la moto se asienta y simplemente funciona mejor cuando abres el acelerador. Dale un suave y ligero toque en el acelerador y trata de que la moto empiece a acelerar lo antes posible en la curva, incluso antes del ápice. Si te encuentras dándole gas ridículamente temprano, es una indicación de que puedes incrementar un poco la velocidad de entrada soltando un poco antes los frenos.

Una vez que pasaste el ápice, debes comenzar a levantar la moto para salir de la curva. Esto sale mejor si se acelera suavemente, lo que va a ayudar a enderezar la moto. De nuevo puedes ayudarte de la técnica de contramanilleo si la moto tiene tendencia a quedarse en el interior de la curva, o para levantarla más pronto. Mientras la rueda trasera pierde inclinación, pone más goma sobre el asfalto, lo que te permitirá mayor tracción y seguridad al acelerar. El acelerador se puede ir enroscando a medida que la moto se va enderezando.

Esta revista no te va a decir qué velocidad es segura, sino como ir rápido con seguridad. Como de rápido vayas es tu decisión, pero es una decisión que requiere reflexión y compromiso. Rodar a altas velocidades en una autopista vacía de 4 carriles es contra la ley, pero es bastante seguro. Rodar a 90 kms por hora en un camino de montaña puede ser legal, pero también muy peligroso. Debes descubrir que la velocidad en línea recta no te aporta satisfacción ya que no requiere de técnica de pilotaje.

EL RITMO: LOS PRINCIPIOS.

Establece antes la velocidad de entrada a curva.
Entrar pasado es un riesgo que no puedes permitirte.

Mira bien adelante en el camino.
Mantener un horizonte visual alto reduce la velocidad percibida y ayuda a evitar situaciones de pánico.

Tumba rápido la moto.
Hay una razón por la que Wayne Rayney va al gimnasio: doblar una moto a alta velocidad requiere músculos.

Usa los frenos suave pero firmemente.
Presiona y después suelta los frenos, no los aguantes hasta la entrada de la curva.

Acelera lo antes posible. 
Abrir el gas temprano en la curva asienta el chasis, especialmente en curvas con asfalto irregular.

Nunca cruces la línea central excepto para pasar.
Cruzar la línea central en una curva significa una multa instantánea y admitir que realmente no puedes dirigir tu moto. En términos de carrera, tu carril es tu pista; quedarse a la derecha de la línea agrega un buen desafío y es imprescindible para el futuro de las motos deportivas.

No ocupes la línea central.
Deja siempre espacio para un coche de frente sin ocupar el carril contrario ni con la moto ni con tu cuerpo.

No te descuelgues de la moto en las curvas o te metas en la burbuja en las rectas.
Ir sentado relajadamente en la moto se verá más seguro y reduce la atención no deseada, es la postura adecuada para efectuar el contramanillar. También proporciona un margen de seguridad implícito.

Cuando lideres, conduce para el grupo.
Una buena comunicación previa es aumentada al rodar con señales manuales y las señales de giro de la moto, cambia de dirección y velocidad suavemente.

Cuando sigas, rueda con el grupo.
Si no puedes seguir al líder, no esperes que nadie te siga cuando seas tú quien imponga el Ritmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s