[cc2015] Etapa 10: de Luxemburgo a Oosterdriessen (Holanda).

Etapa 10 de Luxemburgo a Oosterdriessen

Amanece en Alzingen, un pequeño pueblecito a las afueras de Luxemburgo (en la ruta de Thionville) donde la tarde-noche de la etapa anterior acampé. Madrugo algo más de los ya madrugadores vecinos para disponer de las duchas y poder recoger el material de acampada lo antes posible. Un proceso laborioso de reparto y sujeción de la carga que a estas alturas del viaje se realiza como pasos orquestados de un baile.

Me acerco al pueblo en busca de una oficina postal pues un asunto burocrático requiere que envíe un burofax a Correos en Oviedo. Entro en las oficinas bajo la atenta mirada del Gran Duque Enrique de Luxemburgo (una de las dos dinastías reinantes de la Casa Borbón). Se podría pensar que con el nivel de vida que se palpa en el Gran Ducado, todos sus precios estarían a nivel; pero cual es mi sorpresa al descubrir que me iba a costar una cuarta parte de lo que costaría enviarlo en España. Sorprendente.

Aprovecho a cargar el móvil en una confitería mientras desayuno y planifico los pasos a dar en la etapa de hoy, como la oportunidad que me brinda seguir el Camino Español de los Tercios a Flandes al poner en mi rumbo esta ciudad donde yace un General por todos conocido, independientemente del nivel de conocimiento sobre la 2ªGM que se tenga. Así pues, me acerco al Cementerio Americano de Luxemburgo.

Cementerio norteamericano de Luxemburgo 01

Aquí yacen 5076 almas que dieron su vida por detener la barbarie y el fanatismo nazi. Los cuerpos que aquí descansan cayeron en combate en su mayoría en la Batalla de las Ardenas, de la que unas líneas más adelante hablaré.

Cementerio norteamericano de Luxemburgo 02

Destaca sobre todas las demás la tumba del General George S. Patton que, si bien falleció poco después del conflicto, era su deseo acompañar por la eternidad a sus hombres.

Cementerio alemán de Luxemburgo

Muy cerca se encuentra el menos visitado Cementerio Alemán al que, por supuesto, le hago una visita. Como aficionado a la historia y en particular la de la Segunda Guerra Mundial, ningún caído me resulta indiferente. Todas las placas guardan historias detrás de aquellos hombres que perecieron en este conflicto a escala mundial.
En ambos casos, como en los cementerios de la Commonwealth, guardan un específico estilo propio, visites el cementerio que visites independientemente del país donde se halle.
Volviendo a la ruta, Luxemburgo era uno de los bastiones españoles en Flandes. Tras pasar por sucesivas manos y fortificaciones, a esta ciudad se la conoce por la “fortaleza de Europa”. Si bien está documentada su historia desde tiempos de los romanos, se considera que toma identidad en tiempos de Sigfredo, Conde de las Ardenas. Desde 1555 a 1714 perteneció a la Corona Española.
En relación con estas fortificaciones, en Luxemburgo puedes visitar las “Casamatas del Block y las de Petrusse”. Catalogadas como patrimonio de la humanidad, son complejos militares constituidos por galerías excavadas en la roca. Para que os hagáis una idea, su símil sería el peñón de Giblartar. Y fue en tiempos de la dominación española que aparecen las primeras casamatas que finalmente podrían albergar 1500 soldados mas 50 cañones y serviría de refugio a la población civil durante la 2ªGM, llegando a amontonarse cerca de 35.000 personas.
Catedral de Luxemburgo
Algo curioso es que las iglesias en Luxemburgo lucen mastil con bandera del Vaticano. Lo que descubro cuando me acerco a la Catedral de Notre Dame para sellar la compostela como peregrino vespístico.
Destaca el gran número de coches de alta gama que circulan por Luxemburgo. Me atrevo a decir que estoy viendo más y de más categoría que en Mónaco, que luce categoría en su nombre. Quizás por ser ciudad de negocios, aquí se mueve y se gana mucho dinero, y eso se nota. No obstante, la gasolina es más barata de lo que vengo pagando (1,26 euros/litro 95), el típico menú de hamburguesa y patatas cotiza igual que en casa; similar también el precio de un desayuno en una pastelería; o el sorprendente precio del burofax luxemburgués. Un alto poder adquisitivo de los algo más de medio millón de habitantes que posee el Gran Ducado en un territorio de superficie similar al de la provincia de Vizcaya.
Salgo de Luxemburgo camino de Bélgica por Arlón, el pueblo que posee el titulo de “ciudad belga más antigua” y siempre destacó por ser un importante núcleo de comunicación. Pero sus orígenes son más antiguos si cabe, pues se remontan a los celtas. Por la reciente aparición de ricos yacimientos postromanos hace pensar a los expertos que en la zona se estableció una importantísima casta merovingia. Una dinastía esta de reyes vinculada esotéricamente a una supuesta descendencia de Jesucristo. Ahí lo dejo y por mi parte continuo camino a algo más terrenal, hacia Bastogne y la batalla que allí sucedió hace 70 años.
Bastogne
En las Ardenas convergen las fronteras de Alemania, Bélgica y Luxemburgo. Aquel duro invierno de 1944 se vivió el desesperado contraataque alemán con el objetivo de recuperar Amberes y dividir el frente aliado. Con este movimiento a la desesperada comenzaría la mayor batalla del frente occidental en toda la 2ªGM y la mayor a la que se había visto sometida los EEUU, llegando a emplear 600.000 soldados, de los que 20.000 morirían y otros 40.000 caerían heridos, sin contar los más de 7.000 hombres que se rendirían a los alemanes o los 800 tanques Sherman (entre otros blindados) que resultarían destruidos. Cifras apabullantes.
Bastogne-02
Plaza en Bastogne.
Con el peor tiempo posible y en donde menos se lo esperaban los norteamericanos, 30 divisiones con lo mejor del ejercito alemán lanzaron una ofensiva que tomó más que desprevenidos a los aliados. ¿O no? Pues el servicio de inteligencia Ultra estaba al tanto de la acumulación de tropas nazis, pero el jefe de inteligencia de Eisenhower, el británico Strong, trivializó los datos debido a un sentimiento generalizado de superioridad y autocomplacencia.
Bosque-de-las-Ardenas
Bosque de las Ardenas.
Unos 75 kilómetros de frente se vinieron abajo con las tropas huyendo bajo la presión alemana. Sólo con la intervención de las tropas profesionales aerotransportadas, en ese momento en la reserva, se pudo detener el avance de la Wehrmacht, a pesar de desplegarse en el campo de batalla sin el equipo adecuado. Bastogne se debía mantener a cualquier precio y la respuesta aliada debía de ser rápida y contundente. Tan rápida que Eisenhower pasó a tomar las decisiones más críticas. Los miles de camiones (la mayoría conducidos por soldados negros del Red Ball Express) cuya función principal era la de transportar material desde Normandía al frente, recibieron la orden de dejarlo todo y transportar a la tropa en reserva y material disponible al frente de las Ardenas. En un solo día lograron transportar 60.000 hombres y en una semana la cifra ascendió a 250.000, además de 50.000 vehículos y material. A lo largo del siglo XX ninguna otra guerra norteamericana consiguió emular semejante movimiento de tropas y material en tan poco espacio de tiempo.
Con todo esto, de la defensa de Bastogne se encargó la 101 División Aerotransportada (que terminaría quedando copada) mientras la 82 División Aerotransportada taparía el hueco algo más al norte, cerca de St. Vith. La defensa numantina de estos hombres hasta el advenimiento del buen tiempo que permitiría desplegar todo el poderío bélico aliado, más el consumo del combustible por parte de los flamantes Panzer alemanes,… sentenció la batalla y la guerra, pues Hitler se había jugado el todo por el todo en esta partida.
Museo Batalla de las Ardenas
un detalle de lo que te puedes encontrar en el museo de guerra de bastogne.
El monumental Mardasson y su museo cercano son citas ineludibles, entre otras. Tras esto toca comerse kilómetros para acercarse tierra adentro de Holanda.
Finaliza así una jornada en la que he cruzado la frontera de tres países sin barrera alguna de por medio. Algo que es posible gracias al acuerdo firmado en la luxemburguesa ciudad de Schengen y que, tras 20 años de aplicación, a los europeos nos parece de lo más normal. Esperemos que la actual inestabilidad mundial fruto de la manipulación de ciertos poderes no acabe con este libre tránsito de personas, aunque doy por sentado que los capitales circularán más libres que nunca. Disfrutemos mientras dure, antes de que volvamos a coleccionar sellos en las fronteras europeas.
CONTINÚA EL VIAJE CON LA SIGUIENTE LECTURA:

Un pensamiento en “[cc2015] Etapa 10: de Luxemburgo a Oosterdriessen (Holanda).

  1. Pingback: [cc2015] Etapa 11: de Oosterdriessen a Haarlem (Holanda). | Crónicas Vespísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s