Estación “fantasma” de Chamberí.

Recordaréis que hace años (allá por el 2007) se emitía por Canal Historia una serie documental que nos descubría el pasado histórico escondido bajo el subsuelo de nuestras ciudades sobre toneladas de tierra, piedra y cemento; “Ciudades bajo tierra”. Por supuesto, todo lo mostrado en cada episodio no era candidato a ser visitado por hordas de turistas equipados con sus cámaras fotográficas… entonces; ahora sería un collage cristalino retroiluminado, por el que sus usuarios “observan” el mundo que tienen delante a través de los filtros de sus pequeños teléfonos inteligentes. Pero, parafraseando a Michael Ende, “esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión”.

Pues esa sensación de viajar en el tiempo es la que percibí con cada escalón de acceso a las entrañas de la tierra, según íbamos profundizando en el subsuelo madrileño.

La estación de Chamberí se muestra gentil, orgullosa y coqueta con su recubrimiento cerámico, su publicidad de época,… ante aquellos que deseamos acceder a esta pequeña pieza del puzzle histórico que da forma a la ciudad de Madrid. No en vano, nos encontramos ante una de las ocho estaciones originales que conformaban la primera línea de Metro de la capital, inaugurada hace ya un siglo.

Diseñada por el arquitecto gallego Antonio Palacios. Suyos son los diseños de la tan distinguible enseña romboidal del Metro de Madrid. También la planta de muchas otras estaciones y accesos al subterráneo. Como suyas son otras grandes obras que transformaron la capital del país a principios del siglo pasado en una moderna metrópolis, como el Palacio de Comunicaciones (hoy en día sede del Ayuntamiento), la Casa de las Cariátides, el edificio del Círculo de Bellas Artes,… entre tantos otros.

No obstante, el tiempo, su escasa profundidad, su trazado en curva, la puesta en circulación de trenes más largos que la longitud de su andén y una serie de inconvenientes técnicos derivados de todo lo anterior, hicieron que la Compañía Metropolitana prescindiera de ella y la clausurara en los años 60. Esta circunstancia haría que se escapase así del infortunio histórico que trajo la modernidad y que ha ido transformando el ferrocarril metropolitano madrileño con posterioridad a su cierre. Alto tan habitual en nuestro país como no valorar nuestro patrimonio o dar la espalda “a lo viejo”. Incluso la desidia en el mantenimiento de las paredes, en las que se acumulaban uno tras otro décadas de carteles publicitarios… provocó irónicamente la protección de la publicidad original de azulejo bajo centímetros de papel (que absorbieron la humedad de las filtraciones), que se llegaron a retirar cuando se comenzó a restaurar la estación para darle uso museístico.

Todo ello deja claro que, a pesar de los rumores en corrillos populares, ningún fenómeno paranormal se esconde tras la clausura de la estación; ¿o sí? Reza la leyenda que, allá por los años 50, una niña huérfana, sorprendió a un cura y a una monja de una institución donde estaba internada la pequeña, en actitud excesivamente cariñosa. Estos, para que la niña no les delatara, la arrojaron a las vías para que pareciera un accidente. Desde entonces, la niña se aparece caminando por el andén de la estación. Lo que es innegable es el poder creativo de la mente humana. ¿Cuántos usuarios de la línea, con la vista perdida en el reflejo del cristal frente a sus ojos, no se les habrá presentado algún tipo de imagen fantasmal durante el breve período de tiempo en el que el tren atraviesa Chamberí, sin parada y en un suspiro, iluminada tenuemente por las fugaces trazas de luz de su vagón? Luces y sombras que desbordan imaginación.

Por todo esto que te cuenta este humilde “juntaletras” y otras curiosidades más que reservo para vuestro descubrimiento en primera persona, es más que recomendable su visita (gratuita y guiada en las horas en punto) a esta cápsula del tiempo de incuestionable valor histórico. Volvemos a superficie por las motos, que habíamos dejado aparcadas en las inmediaciones del acceso, para seguir disfrutando de todo lo que nos ofrece la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s